lunes, julio 24, 2006

Probar Linux... sin dar el salto de golpe.


Seguro que más de uno ha pensado alguna vez que le gustaria probar Linux pero que no quiere hacerlo de golpe, porque le asaltan un montón de dudas acerca de si sabrá utilizarlo, si existirá software compatible o equivalente para sus necesidades etc.


Puede que a más de uno le interse saber que hay varias maneras de provar un sistema operativo sin por ello tener que dejar de usar el que siempre hemos usado. A continuación os explico algunas de estas alternativas para que decidais por vosotros mismos la que os parezca mejor:



  1. Podemos utlilizar un Live-CD que no es más que un sistema operativo completo gravado en un CD o DVD el qual no es necesario instalar en el disco duro para poder ser utilizado. No tenemos más que arrancar el ordenador con este disco (como si fuesemos a instalar) y cuando termine la carga tendremos un sistema operativo plenamente funcional y con gran cantidad de aplicaciones listas para ser usadas sin haber tenido que hacer ninguna pesada instalación y sin correr el riesgo de perder datos del sistema de manera accidental. Dentro de esta categoria, se engloban también las distribuciones listas para arrancar desde pendrive que comenté en un post anterior. En esta página teneis una lista completa de estas distribuciones para que escojais la que más os convega, la descargueis, la graveis a CD y la useis como querais.

  2. La solución típica, y que todos habreis oído alguna vez: creamos dos particiones en el disco duro, en la primera instalamos Windows y en la segunda Linux, y cada vez que arranquemos la máquina escojemos cuál queremos cargar. A efectos prácticos será como si tubiésemos dos discos duros, uno con cada sistemas y los datos de este.

  3. Usar una máquina virtual. Esta sea, quizá, la opción que más trabajo nos pueda dar. Consiste en, dentro del sistema que solemos usar, instalar un software que permite ejecutar una máquina virtual, es decir, otro ordenador dentro del nuestro, con el sistema operativo y las aplicaciones que queramos, sin correr en ningún momento riesgo a perder datos del sistema real. Esta es también una muy buena opción si queremos probar ciertas aplicaciones en las que no tengamos mucha confianza sin poner en riesgo nuestro ordenador y nuestro sistema. Desde sus inicios las máquinas virtuales han sido usada por los programadores para hacer testeos de nuevo software o nuevos sistemas. Algunas, y de hecho, las mejores aplicaciones que podemos encontrar para tal fin son VMware (de pago, aunque tiene una versión gratuita que permite ejecutar máquinas virtuales aunque no crearlas), QEMU (libre) y Xen (libre).


Y si una vez estais usando Linux, dudais sobre el equivalente de algún programa, aquí teneis una lista completa de equivalencias entre aplicaciones de Windows y Linux.


Bueno, espero haberos aclarado algunas cosas. Si teneis dudas, sugerencias, o quereis que explique algo en mayor profundidad, podeis dejar un comentario. Trataré de resolver todas las dudas que pueda. Todas vuestras sugerencias sobre este blog en general serán bien recibidas ;).


Etiquetas: